Tu propia red social

Hace unos días leí un artículo en la sección de Redes Sociales de La Vanguardia que llevaba este apocalíptico título: “¿Es el final de Facebook?”. En realidad, la hipótesis apuntaba a todas las redes sociales y no sólo a la de Zuckerberg, aunque sí se permitía hacer leña del ‘árbol caído’. Esto me resulta irónico. Que se hable del fracaso (o no) de una red social en función de determinados intereses (editoriales, personales, comerciales, etc.). ¿Alguien piensa que Zuckerberg se va a arruinar por que haya gente que accede cada vez menos a su portal? Éste era el argumento planteado en el artículo:

Cualquier fenómeno de rápida adopción masiva, tiende a venir seguido de un rápido declive. Las personas nos saturamos, y o bien volvemos a nuestros hábitos, o bien salimos a la caza en busca de novedades. Las redes sociales siendo históricamente el fenómeno de más rápida adopción por parte de la sociedad en general, y Facebook como su máximo exponente, no son ajenas a la posibilidad de declive.

Y digo que me resulta curioso e irónico porque en realidad lo que no se ve (o no se quiere ver) en este caso es otro aspecto a mi entender verdaderamente preocupante. ¿Nadie ha caído en la cuenta de la ingente cantidad de información y contenidos que volcamos en nuestros perfiles en redes sociales sin recibir -aparentemente- ninguna contraprestación por ello?

Para mí, la clave de las redes sociales está en saber sacarles partido. Cada uno el suyo. Hay quien las utiliza para cotillear sobre la vida privada de los demás (la de angustiosos interrogatorios frente a un café ha logrado ahorrarnos facebook). Otros, en cambio, buscan encontrar oportunidades profesionales, ligar, reencontrarse con un familiar perdido quién sabe dónde, localizar información acerca de la calidad de un hotel, restaurante, lugar de vacaciones, etcétera. Los usos son casi tantos como uno pueda imaginar.

Por todo esto sigo sin comprender a toda esa gente que se anuncia en estos tiempos que corren diciendo: “Estamos en facebook”, “Síguenos en twitter”. Y yo me pregunto, como hacía La Vanguardia, ¿y si cierra facebook? ¿Dónde van tus contenidos? ¿Y tus seguidores? ¿Qué pasa con tu reputación? ¿Tu SEO? ¿Tu posicionamiento? ¿Y dónde vas a poder imprimir tus badges de 4sq? Sólo diré una palabra: blog.

Cread vuestra propia página. Enlazad vuestros perfiles sociales. Agregad contenido. Promocionadlo. Vended todo lo que podáis, pero hacedlo bien. Y hacedlo vuestro. No regaléis vuestra marca a una red social de la que no vais a obtener nada. En todo caso, utilizadla. ¿O qué creéis que está haciendo ella con vosotros?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s